El incienso es vehículo de nuestros pensamientos y afectos, de nuestra oración.

Humos.clEl carbón representa nuestro corazón; un corazón ardiente, impregnado por el Fuego del amor .
Es el corazón el que “quema” la ofrenda, presentamos nuestra oración desde lo más profundo de nuestro corazón.

El incienso representa nuestra ofrenda: nuestra acción de gracias, nuestros sacrificios, adoración,súplicas, reparación.La ofrenda se lleva al corazón y desde allí se eleva.

El aroma son los afectos que dirigimos a Dios.

El humo es nuestra oración que se eleva

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *