El pequeño país budista, fascinante y desconocido para muchos, se encuentra en la cordillera del Himalaya y tiene 800000 habitantes. “La tierra del Dragón del Trueno” (de su denominación en butanés Druk Yul) está llena de sorpresas y misterio.

El uso de incienso tiene una larga tradición en Bhután. La composición se remonta a viejas recetas. Los palitos de incienso en la tierra del dragón del trueno no solo se usan con fines espirituales, sino que se les atribuyen poderes curativos y de limpieza. En casi todos los monasterios, el olor suave del incienso extiende una atmósfera acogedora. Pero incluso se usan en pujas privadas o cuando los miembros de la familia se enferman.

Los diferentes aromas provienen de diversos ingredientes naturales, como sándalo y hierbas aromáticas. Además, las varillas de incienso producidas en Bhután no tienen núcleo de madera. Todos los ingredientes se amasan, se extienden, se cortan y finalmente se secan principalmente a mano. Por lo tanto, los palos son ligeramente diferentes en longitud y peso.

ENCUENTRA AL PORTA INCIENSOS DE TUS SUEÑOS