Humos.cl5En la sabiduría popular se habla mucho sobre el poder de los inciensos cuando el tema es la energía de los ambientes. Pero ¿será cierto que este sencillo elementos es realmente eficaz para armonizar energéticamente tanto ambientes como personas? ¿O será que estamos ante pura creencia sin fundamento científico o funcional?

Mi respuesta es: ¡sí funcionan!

Son realmente eficaces en lo que atañe al trabajo de equilibrar energías sutiles.  Seleccioné en este texto un puñado de informaciones que he recopilado a lo largo de mi vida, desde las experiencias que tuve siendo químico (mi formación académica), y asimismo como terapeuta y profesor de terapias holísticas. Aparte de eso, en el estudio al cual he dedicado gran parte de mi tiempo para construir la Fitoenergética, también he encontrado frecuentemente en medio del camino de la investigación las actuaciones de los inciensos y la sal gruesa, que me dejaban intrigado.
Aún defendiendo la idea de que el tema que sigue ha sido ampliamente estudiado con el fin de presentar esa definición, aun así, sugiero que tú mismo hagas pruebas y saques tus propias conclusiones.

INCIENSOS: el poder del incienso es trascendental porque reúne múltiples elementos muy eficientes en la armonización del ambiente. Mientras la varilla se va quemando, muchos elementos entran en acción y actúan en el ambiente, persona u objeto que se va a incensar. Véanse los principales elementos benéficos obtenidos al quemar incienso:

ELEMENTO FUEGO: mientras quema el incienso, la fuerza del elemento fuego actúa en el ambiente contribuyendo a la trasmutación de las energías desequilibradas en ese local. El elemento fuego tiene la fuerza de limpiar las saturaciones atmosféricas ya condensadas a niveles materiales. Siempre que los fluidos psíquicos densos ya están muy condensados, los grupos de elementales del fuego actúan purificando las fuerzas y devolviendo el equilibrio.

ELEMENTO AIRE Y ÉTER: con la quema del incienso, el humo liberado al aire tiene la propiedad de transitar entre la dimensión física (humo) y la dimensión extra-física (éter quinto elemento, que es el vehículo por el cual transita el aire). Esa capacidad permite que las propiedades del fuego, de las resinas, los aceites esenciales y herbales del incienso actúen simultáneamente en las dos dimensiones citadas, por tanto se trata de un agente de conexión, de transición o comunicación.

HIERBAS Y RESINAS: las propiedades específicas de esos elementos usados por separado o combinados ofrecen las fuerzas de sus esencias energéticas altamente benéficas. Aparte de eso, al quemar emanan al ambiente la energía potencial retenida en sus estructuras durante todo el proceso de aparición en la naturaleza, desde sus primeros segundos de vida en el planeta Tierra, cuando surgieron como simientes o semejantes, hasta el momento de usarlos.

por Bruno J. Gimenes – [email protected]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *