Acá les damos un paso a paso de cómo utilizarlas y disfrutar de su mágico humo de perfume.

Materiales: Contenedor, Arena o Piedras Pequeñas, Carbón, Resinas.

Instrucciones: 

1.- Llena hasta la mitad el contenedor a prueba de fuego con arena o pequeñas piedras. Puedes comprar recipientes especiales para este propósito o usar una concha, un tazón pequeño o cualquier cosa que tolere el calor sin romperse, por ejemplo la greda.

2.- Coloca el disco o pedacito de carbón en el centro del contenedor. Enciéndelo. Espera a que las llamas se apaguen y el disco brille al rojo vivo.

3.- Rocía el incienso encima del disco y abanica un poco con tus manos para que empiece a echar humo. No sofoques el carbón, pues lo apagarás. En lugar de eso, usa sólo un poco de incienso sobre el centro del disco. Si es necesario, puedes añadir más cuando se consuma.

Listo, ahora sólo déjate envolver en la magia de su aroma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *